El agua es un medio ideal para la mujer embarazada.

La flotación y la ingravidez le permiten que adopte muchas posturas que  en tierra firme le serían muy incómodas, e incluso alguna de ellas, imposibles. Por ello, tanto la natación como más concretamente la gimnasia acuática, son unas excelentes opciones para realizar ejercicio, tan necesario durante estos meses de gestación. Además, facilitan que el bebé y la mamá se encuentren en una mayor armonía, de ahí los importantes beneficios de la natación.

5

Los principales son:

  • Las articulaciones están especialmente protegidas en el agua, por eso sufren menos peso durante los ejercicios y los saltos.
  • Los músculos se tonifican. Es una actividad muy completa que permite ejercitar brazos, espalda, zona abdominal y piernas. Se adquiere más flexibilidad.
  • Mejora la capacidad respiratoria. De hecho, al ser una actividad aeróbica, mejora el sistema cardiorespiratorio.
  • Se estimula el sistema circulatorio y se reduce el riesgo de edema.
  • La posición horizontal facilita una mejor distribución del peso del cuerpo, repartiendo el esfuerzo de modo equilibrado y evitando sobrecargar una zona en particular.
  • Ayuda a relajarse y a olvidarse por un momento de las típicas molestias del embarazo (como suelen ser las lumbares).
  • Permite controlar el peso, no dejando que se sumen esos kilos de más que no son buenos ni para ti ni para el bebé.
  • Hace que la mujer se sienta ágil y activa.

Tan sólo el hecho de nadar será beneficioso para la embarazada, pero lo ideal es contar con un entrenador que esté pendiente de ti,en Mamis en forma planificamos y adecuamos la intensidad y el volumen del ejercicio a tu estado.

Matronatación

Matronatación

Matronatación